Díaz Ferrán, condenado a 5,5 años de prisión: trabajo completado

La Audiencia Nacional condena a Gerardo Díaz Ferrán a cinco años y medio de prisión por delitos de alzamiento de bienes, concurso fraudulento, integración en grupo criminal y blanqueo de capitales.

En el inicio, las posibilidades de éxito parecían escasas.

En el año 2.012 algunas de las principales empresas del sector hotelero y turístico español, entre ellas, Meliá hoteles, AC Hoteles, Pullmantur y Viajes Iberojet (Orizonia), tomaron la valiente decisión de interponer una acción penal contra Gerardo Díaz Ferran ex Presidente de la CEOE. En aquel entonces las posibilidades de éxito de dicha acción no parecían muchas, las esperanzas de obtener la recuperación de activos ocultos, ninguna, y se desconocían gran parte de los hechos delictivos que se han dado por demostrados en la Sentencia dictada por la Audiencia Nacional en el denominado caso Marsans.

Las empresas denunciantes habían recibido de los Sres. Díaz Ferran y su entonces socio, Sr. Pascual Arias, su propia palabra y compromiso personal, así como su aval solidario e incondicional a las obligaciones económicas pendientes de pago por el Grupo Marsans. Sin embargo, cuando sus acreedores iniciaron la reclamación de cobro de tales deudas se encontraron con un sinfín de operaciones de desvío y ocultación de bienes y empresas, que habían sido urdidas por la organización del también condenado, Angel de Cabo. Se trató de un alzamiento organizado, sistemático y generalizado de todo el patrimonio de estos importantes empresarios que causó gravísimos perjuicios a muchas empresas, grandes, pequeñas y medianas de nuestro país. Algunas de ellas tuvieron que cerrar o sufrieron graves problemas financieros.

No fue fácil probar la responsabilidad de los imputados, pero finalmente la sentencia dictada por la Audiencia Nacional pone las cosas en su sitio.

Establece la verdad de todo lo sucedido, condena a los culpables y ordena la anulación de las operaciones fraudulentas ejecutadas para burlar los procesos de ejecución y concursales, dando esperanza a los acreedores perjudicados que ahora tendrán una posibilidad mayor de recuperar, siquiera parcialmente, los créditos que se les adeudan desde hace tantos años.

Es sin duda esta sentencia un ejemplo de funcionamiento eficaz de la Administración de Justicia y de la capacidad y competencia de los funcionarios que han intervenido (fiscal, Jueces de la Audiencia Nacional y funcionarios policiales).

La Justicia en España tantas veces denostada ha dado, en este caso, una respuesta rápida, contundente y eficaz a unos hechos cuya gravedad era inusitada. Desde aquí quiero mostrar mi sincero agradecimiento y reconocimiento a todos los que han hecho posible que la Justicia haya prevalecido.

Para ver la sentencia completa, haga clic en: SENTENCIA GDF Y OTROS

Daniel Jiménez
Socio de SLJ Abogados